Hoy en día, la electricidad y la luz son un servicio básico en nuestra vivienda, pero no siempre ha sido así, vamos a repasar los comienzos de este invento y como ha ido evolucionando.

¿Cómo fueron los inicios de la electricidad en España?

El primer dato que tenemos en España sobre el uso de electricidad es del año 1852. Fue el farmacéutico Domenech el que consiguió iluminar su botica en Barcelona. En ese mismo año, se hicieron pruebas en varios sitios de Madrid, y tuvo éxito en la plaza de la Armería y en el Congreso de los Diputados. Años después, en 1875,  en Barcelona de nuevo se consiguió iluminar: las Ramblas, la Boquería, el Castillo de Montjuic y parte de los altos de Gracia. En los años siguientes, se comenzó a convertir  en una realidad, y fue entonces cuando en  Barcelona nació la Sociedad Española de Electricidad, sociedad que data como la  primera empresa eléctrica española.

La primera estadística oficial se publicó en 1901, y hablaba de que el 61% de la potencia venia de origen térmico, mientras que el 39% era energía hidráulica. A principios del siglo XX, con la aparición de corriente eléctrica alterna,se creó la posibilidad de que la electricidad  fuera a más distancia. Esto generó un cambio abismal, y a principios del siglo la generación eléctrica en España había multiplicado la potencia instalada por 12 hasta alcanzar aproximadamente 1.500 MW, el 81% de la producción era de origen hidroeléctrico y existía un exceso de capacidad de producción. Durante los siguientes años la electricidad fue evolucionando y cada vez se extendía más por más lugares. Fue a partir del siglo XXI cuando se hicieron frente muchos retos. La producción de energía eléctrica se transformó poco a poco, abasteciendo a más familias y hogares, aumentando así, el consumo medio de una vivienda en España.

¿Qué es la liberalización del mercado eléctrico?

La liberalización del mercado eléctrico se produjo en el año 2009 en España, tomando como ejemplo al mercado del gas y de las telecomunicaciones. 

Consiste en un  proceso que influye al sector energético por completo. Esta liberalización se hizo para conseguir alcanzar las leyes europeas de este sector, y que España tuviera las mismas condiciones que en el resto de Europa. Este proceso ha sido bastante difícil por la complejidad del sector eléctrico español. El fin de esta liberalización era poder ofrecer al cliente la libertad de elegir la tarifa y la comercializadora que le apetezca. 

Se han tenido que realizar muchos cambios tras la liberación de este mercado. Uno de los principales, ha sido la diferenciación entre la distribuidora y la comercializadora, hasta el año 2009 era la misma empresa quien vendia y distribuia la electricidad, pero gracias a esta nueva normativa se realizó una separación de ambas acciones. Es muy importante saber la diferencia entre ambas ya que si tienes un problema determinado tienes que saber a quién acudir. 

Tesla -electricidad
Crédito: Edgar Fernandez

Diferencia entre distribuidora y comercializadora

Las distribuidoras son las que se encargan de las instalaciones y los que asumen la responsabilidad de que la calidad del servicio sea óptima. De esta misma manera, en caso de que haya algún altercado o avería son las que asumen la responsabilidad de las instalaciones y  las responsables ofrecer un servicio de calidad a los clientes. Por otro lado tienen la obligación de hacer la lectura de los contadores y se lo transmitirlo a la comercializadora que gestiona la facturación.

El papel de la comercializadora, consiste en las empresas que compran la energía eléctrica a las distribuidoras para que venderlas a los hogares o establecimientos que quieran contar con electricidad. Si el cliente quiere contratar este servicio, tendrá que ponerse en contacto con ellos para que le ofrezcan un contrato de suministro eléctrico. Se establecen también las tarifas y factura de luz que pagará el cliente.  

Fuentes | Edgar Fernandez