Hablar de Ayutthaya es hablar de misticismo. Un conjunto de palacios, pagodas y canales que confieren a la ciudad un ambiente único.

Ayutthaya

Créditos: Dave Meler

Para aquellos que emprenden camino hacia el norte de Tailandia desde Bangkok está debería ser su primera parada. Incluso si buscas escapar del bullicio de la capital tailandesa puede ser una buena excursión de un día. A 2h en tren de Bangkok, la antigua capital fue fundada por el rey U-Thong a medidos del siglo XIV. Y no tardo en convertirse en el centro neurálgico del reino, llegando a alcanzar el millón de habitantes a finales del s. XVII. (Casi el doble que Londres por esas mismas fechas). Por siglos Ayutthaya se convirtió en un centro internacional capaz de atraer a artistas, pensadores, políticos y comerciantes de todo el mundo. En su máximo esplendor  la ciudad llegó a albergar hasta 400 templos. Pero en el siglo XVIII la edad de oro del floreciente reino de Ayutthaya terminó abruptamente cuando los brumeses invadieron el reino y destruyeron la ciudad.

Actualmente la ciudad moderna convive con las ruinas y los yacimientos arqueológicos que evocan su pasado más glorioso. Aunque las huellas de las fuertes inundaciones que, en  2011, sufrió la ciudad son todavía visibles.

El Ayutthaya Historical Park comprende un área de 4km cuadrados en el centro de la ciudad que ofrece al visitante la posibilidad de explorarlos diferentes templos y yacimientos arqueológicos. No existe un ticket único que permita ver todos los templos sino que el visitante deberá pagar por cada uno de ellos aunque el coste es mínimo (entre 50 y 150 bahts).

La visita a la Oficina de Turismo de Ayutthaya puede ser un buen punto de partida, allí encontraremos mapas de la ciudad así como información de la aparente interminable lista de museos y atracciones de los alrededores.

El parque Arqueológico de Ayutthaya
Ayutthaya

Créditos: Dave Meler

Nuestra recomendación es empezar por los templos más importantes, el recorrido se puede hacer por vuestra cuenta en bici o motocicleta. Nosotros optamos por la segunda opción tras un intento fallido con la bici. El calor era tan sofocante que después de dos templos desistimos y volvimos al Guest House (podemos recomendaros donde estuvimos nosotros Pan Din Boutique). Alquilar una moto os permitirá cubrir el mayor terrenos posible en menor tiempo. Es fácil, seguro, económico y recomendable.

La arquitectura de Ayuttahya os podrá recordar en gran parte a los templos khmer de Angkor Wat, en Camboya, y así es ya que hubo gran influencia del arte khmer en la época. El monumento más representativo Wat Para Sri Sanphet, que sirvió también como gran palacio hasta la caída de la capital del reino en 1767. El templo sirvió para alojar una enorme estatua Buddha recubierta de oro de 16 metros de altura. De la estatua no quedan restos ya que fue fundida en 160 kg de oro con la caída de la ciudad. Pero si podremos visitar los resto de la zona palaciega que sirvió de residencia a los diferentes reyes y sus impresionantes estopas todavía en pie.

Pero la imagen más icónica del parque arqueológico es la de la cabeza de Buddha entrelazada entre las raíces del árbol en el templo Wat Mahathat. Que se ha convertido en la principal atracción turística de la ciudad. Durante el período de esplendor de la ciudad fue el templo más prominente ya que todas las ceremonias reales se realizaban en el recinto. Con la destrucción de la capital el templo fue abandonado y destruido y tan sólo quedó una estatua de Buddha intacta que se encuentra en frente del complejo.

Wat Ratchaburana y Wat Phra Ram bien merecen una visita pero sin duda otra de las imágenes que quedarán grabadas en la retina del visitante para el recuerdo será la del gigantesco Buddha reclinado de 42 metros de longitud, hecho en ladrillo y yeso del Wat Lokkayasuttharam.   

En los alrededores
Ayutthaya

Créditos: Dave Meler

Situados en las afueras del parque arqueológico y un poco más retirados  no os perdáis una visita al Wat Yai Chaimongkhon y al Wat Chai Wattanaram. Para nosotros son dos imprescindibles, en el primero encontraremos otro enorme Buddha reclinado y el segundo situado, a las orillas del Chao Phraya river, alberga una colección de 120 Buddhas sentados hechos en estuco. Otras opciones de visita pueden ser el Palacio Bang Pa-in situado junto al lago, y rodeado de edificios, puentes, fuentes y jardines de estilo europeo. Y para aquellos que estén interesados en el pasado colonial de Tailandia una alternativa puede ser el museo Baan Hollanda, un antiguo edificio holandés cuya exposición nos habla del pasado comercial de la región. O el yacimiento portugués, los restos más significativos de la presencia portuguesa en la región, los primeros europeos en llegar al reino.

Otras Actividades

Un paseo en barco es ya un clásico en cualquier visita a una ciudad con río. Las opciones van desde el paseo en barca hasta el crucero con cena incluido en una barcaza de arroz tradicional. Y por supuesto no deberías abandonar la ciudad sin disfrutar de su gastronomía en algunos de los puestos de street food del mercado nocturno (Chao Phrom Market). Especial mención el “Kuay Tiaw-Reua”, un plato de sopa oscura de noodle de arroz aderezado con todo tipo de carne y viscera de cerdo. El “Roti Sai Mai  unos coloridos pancakes enrollados rellenos de dulce hilado con sabores diversos (platano, coco, fresas…). O el “Khao Mok Kai” un plato a bese de arroz amarillo cocinado con especias, pollo y ajo frito. 

Mucho Ojo

Siempre que uno planea una visita al sudeste asiático una de las imágenes o actividades que nos viene a la mente es la del paseo o baño con elefantes. Desde iHA queremos hacer mucho hincapié en poner atención a estas actividades. En muchas ocasiones la situación de los animales es tan deplorable que lo que estamos haciendo es contribuir con el maltrato animal. Por eso si estas pensando en hacer alguna de estas actividades te pedimos que investigues bien antes de contratar cualquier actividad que involucre el uso de elefantes. Existen una serie de santuarios de elefantes en Tailandia, pero en algunas ocasiones empieza a prevalecer la vertiente turística sobre la vertiente conservacionista del santuario. Y eso hace que su labor quede un poco emborronada. 

Nosotros en Ayutthaya nos acercamos a verlos pero nos pareció que el estado de los animales era deplorable y preferimos no colaborar con ello.

Ayutthaya

Créditos: Dave Meler

Nuestra opinión es siempre la de hacer turismo responsable y respetuoso.

Fuentes | Ayutthaya Tourist Guide information, Dave Meler

Imágenes | Dave Meler