Científicos italianos y austriacos descubren que Ötzi el “Hombre de hielo” tiene al menos 19 parientes varones vivos en la región de los Alpes.

Ötzi

Crédito: RT

La momia de Ötzi, sorprendentemente bien preservada, fue encontrada en los Alpes italianos en 1991, tiene parientes vivos en la región, según muestra un nuevo análisis genético. El estudio, publicado en la revista Forensic Science International Genetics, encontró que la momia de 5,300 años de edad tiene al menos 19 parientes varones vivos.

Según el autor del estudio, Walther Parson, “el Hombre de Hielo y esos 19 individuos deben compartir un antepasado común, que puede haber vivido hace 10.000 a 12.000 años“.

Ötzi, también conocido como el hombre de Similaun o el Hombre de Hauslabjoch, puede ser el hombre neolítico más bien estudiado jamás descubierto. Su asombroso estado de conservación ha permitido a los investigadores examinar en profundidad su cuerpo y sus pertenencias.

Sabías que… el “hombre de hielo” tenía caries, se alimentó a base de una dieta agrícola y tenía enfermedad de Lyme. Los investigadores incluso han determinado que Ötzi murió en una emboscada después de ser golpeado en la cabeza, y tras desangrarse hasta la muerte a causa de una herida de flecha en su hombro que le perforó una arteria.

Los científicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Innsbruck, Austria, tropezaron con los familiares de la momia por accidente. El equipo estaba realizando un estudio de cómo la geografía de los Alpes puede haber afectado la genética de la población en esta región de Europa. Como parte del estudio, los científicos analizaron el material genético del cromosoma masculino (o Y), que se transmite sólo del padre, en aproximadamente 3.700 hombres en la región. El equipo encontró que unos 19 hombres compartieron un linaje genético, llamado G-L91, con Ötzi. Es posible que al menos uno de estos hombres pueda descender directamente del “Iceman”, como parte de una línea ininterrumpida de hijos que se remonta a 5.300 años.

Sin embargo, “las posibilidades son tan extremadamente bajas que estaría tentado a decir que no“, dijo Parson. “Hay demasiadas otras posibilidades“.

Puede que no sean los únicos parientes que se descubran, ya que el equipo sigue con su investigación, y en los próximos años podrían salir a la luz nuevos parientes perdidos.

Generalmente pensamos en nuestras familias cuando hablamos de parientes cercanos, pero estos datos demuestran que el ADN también puede ser usado para rastrear a los parientes de generaciones anteriores“.

Walther Parson

Fuentes | RT, LiveScience

Imágenes | RT