Cabeza de Dragón

Crédito: DiscoveryNews

Los restos de tres coloridas cabezas de dragón han sido descubiertas en el palacio de Xanadu, la ciudad construida por los nietos de Genghis Khan.

Hechas de arcilla fina cocida de color rojo, las cabezas de dragón habrían estado unidas a los extremos de las vigas y habrías sido utilizadas como motivos decorativos. Los arqueólogos destacan que “son realistas y dinámicas“, así como el multicolor decorativo que las recubre: “amarillo, azul, blanco y negro

La construcción de la ciudad de Xanadu, conocida en China como Shangdu, comenzó en 1256 en un momento en el que el Imperio Mongol, dirigido por Möngke Khan -nieto de Genghis Khan-, se encuentra en pleno proceso de expansión sobre territorio chino. Tras la muerte de Möngke Khan en 1259, su sucesor, Kublai Khan -también nieto de Genghis-, terminó la conquista de China. Kublai había ayudado a diseñar Xanadu y cuando se convirtió en gobernante utilizó la ciudad como capital de China durante los meses de verano.

Sabías que… El palacio de Xanadu se extiende más de 9.000 metros cuadrados. Ocupa casi el doble de lo que sería la Casa Blanca.

El yacimiento arqueológico se compone de un distrito palaciego, una ciudad imperial y una ciudad exterior, que contiene restos de tres capas de murallas de la ciudad, y ocupa una superficie de 484.000 metros cuadrados” describen los arqueólogos en su informe.

La ciudad de Xanadu fue ocupada brevemente hasta el año 1368. Posteriormente se convertiría en un lugar de leyenda, su nombre fue idealizado por la cultura popular pasando a ser un lugar exótico donde uno de los gobernantes más poderosos del mundo tenía su corte. El descubrimiento de las cabezas de dragón y otros restos de Xanadu, aportan una imagen de lo que el sitio pudo llegar a ser.

Mientras que los cabezas de dragón son algunos de los más hallazgos llamativos del palacio, los arqueólogos también descubrieron un tipo de rampa llamada “Mandao“, que significa “camino para los caballos” en chino y que permitía el acceso a palacio de caballos y vehículos de tiro. Estas rampas “tendrían una fuerte conexión con la vida de los pueblos mongoles“, escribieron los arqueólogos. Las rampas son importantes porque los caballos y animales de pastoreo eran una parte esencial de la vida de Mongolia. Investigaciones recientes sugieren que un clima inusualmente húmedo en Mongolia habría ayudado la proliferación de a estos animales en la época de Genghis Khan, ayudándole a él y sus sucesores en la conquista de una gran cantidad de territorio.

Los arqueólogos también encontraron artefactos que son una muestra más de los ricos colores que adornaban Xanadu, para asombro y deleite de aquellos que pudieron visitarla. Estos artefactos incluyen los restos del cuerpo y la cabeza de un pez de arcilla “vidriado de color amarillo y verde” con escamas “brillantes y realistas”. Así mismo se han descubierto azulejos y tejas decorados con motivos azules y amarillos con formas variadas de dragones o de aves. Estos azulejos y tejas formaban parte de los aletos del tejado y servían para evacuar el agua de lluvia.

Fuentes| Live Science, DiscoveryNews

Imágenes| DiscoveryNews