En iHA Viajes hemos querido apoyar a nuestros amigos de “El Camino Español” en su ruta en Bici por el legendario itinerario de los tercios españoles.
Camino Español Ruta 2015

Crédito: El Camino Español

Se trata de la ruta histórica que une Milán y Bruselas y que recorrieron los Tercios durante el siglo XVI y XVII. Su objetivo principal fue el de mantener conectados los Países Bajos Españoles con el resto de los territorios de la Monarquía hispánica de los Asturias. La dificultad para hacer llega mercancías, dinero y soldados por vía marítima provocó que se habilitara esta ruta terrestre que permitiese el tránsito seguro de los suministros entre los diferentes territorios hispanos.

Un año más la Asociación de Amigos de El Camino Español inicia esta intrépida aventura que les llevará a recorres más de 1300 km en quince días. Desde Milán a Bruselas. Entre las diferentes rutas documentadas, en esta edición de “El Camino Español en Bici” se va a recorrer la ruta de 1595, que recorría el Milanesado, Saboya, Franco-Condado y Lorena hasta llegar a los Países Bajos Españoles (compuestos por aquél entonces por Luxemburgo, Valonia y Flandes, principalmente). Este año la ruta transcurrirá por territorios de Italia, Francia, Luxemburgo y finalmente Bélgica. Los Tercios fueron capitaneados, en 1595, por el Archiduque Alberto (y esposo de Isabel Clara Eugenia) en su ruta hacia Bruselas, donde poco después ambos se convertirían en soberanos de los Países Bajos Españoles, al ceder Felipe II dichos territorios a su hija

Esta vez el punto de partida de la expedición ha sido el pabellón de España en la Exposición Internacional que se celebra estos días en Milán. La Expo 2015 se estructura en torno al lema “Alimentar el planeta, energía para la vida” y aglutina cientos de países que tienen mucho que decir y que mostrar al respecto.

No hay que olvidar que el Camino Español fue razón de Estado durante su existencia porque permitió mantener conectados por tierra los territorios de la Monarquía Hispánica (España, Milanesado, Franco-Condado y Países Bajos). Por sus rutas no solo transitaron soldados, también la utilizaron comerciantes y lugareños que vieron cómo los ejércitos españoles construían puentes o ampliaban caminos con la intención de mejorar el tránsito de hombres y mercancías  (“Le Pont des Espagnols” en la población francesa de Basse-Rentgen, en Lorena, es un ejemplo de ello que ha llegado hasta nuestros días). Pero a su vez sirvió de elemento de unión y cruce de culturas durante los siglos XVI y XVII como lo pueda ser hoy en día la Expo de Milán. Elementos como la patata, procedentes del Nuevo Mundo, llegaría a territorios centroeuropeos como parte de la alimentación de los Tercios. Y su producción y consumo se propagaría de forma rápida en las dietas alimenticias europeas. Otro elemento, aportado por los soldados hispanos, que influiría de forma fundamental en el aporte calórico y energético de la dieta europea será el conocido como ‘xocoalt’. Hecho a base de la semilla del cacao y con la receta americana se bebía tibio y amargo, incluso hasta picante, permitía aguantar duras jornadas de camino y trabajo.

Sabías que… será en el Monasterio de Piedra (Zaragoza), a principios del siglo XVI, donde se mejoró la receta inicial transformando el cacao, añadiéndole azúcar y sirviéndolo caliente. Lo que se conoce como “chocolate a la manera española”: Espeso, dulce y caliente. Extendiéndose a todas las Cortes Europeas en las sucesivas décadas.

En esta edición de El Camino Español en Bici, los integrantes de la expedición pretenden también rendir homenaje a Cervantes. Ejemplo de escritor-soldado, de los que las filas de los Tercios estaban llenas. Soldados que con el paso de los siglos se les recuerda por lo que escribieron más que por lo que eran pero que fueron. Soldados como: Garcilaso de la Vega, Lope de Vega, Cervantes y tantos otros… que nos transmitieron lo que vieron y sus vivencias a través del inmenso legado de sus obras.

Los soldados españoles del siglo XVI y XVII empleaban 50 jornadas de viaje para realizar la ruta a pie. Durante las cuales unos 10000 soldados dinamizaban la economía de los lugares a transitar. Los chicos de El Camino Español pasaran quince días sobre la bicicleta disfrutando de patrimonios de la humanidad, ciudades con encanto como Annecy o Chambéry, entre otras muchas cosas, se una manera bonita de conocer Europa.

Aquellos intrépidos aventureros que se lancen a recorrer esta fascínate ruta inician su aventura en Milán como bisoños para llegar a Bruselas convertidos en veteranos de los Tercios.

Fuentes|El Camino Español

Imágenes| El Camino Español