Hablamos de una sociedad piramidal claramente estratificada, con una gran base social campesina, y una importantísima clase media, algo novedoso en el ámbito del POA. Este hecho será más claro cuánto más importante sea Egipto en el exterior.

Agricultura en el Antiguo Egipto

Agricultura en el Antiguo Egipto
Crédito: Wikipedia Commons

Con respecto al tema de la esclavitud: no se trata de algo típico de  Egipto, aunque existía, no se puede hablar de esclavitud generalizada en Egipto, como ya viéramos anteriormente en otras sociedades contemporáneas. Eran irrelevantes en número y como mano de obra para la economía egipcia. Los esclavos egipcios que conocemos generalmente, eran prisioneros de guerra. En el Imperio Antiguo apenas se conocen casos, y en el Imperio Nuevo fueron donaciones de reyes asiáticos al monarca egipcio, como botín de guerra. Se les denomina “los reales”, ya que eran propiedad del rey. Y aunque la esclavitud en las clases altas de la sociedad, también existió, esto se produjo por influjo asiático y en contadas ocasiones. En las clases inferiores, al hecho de que económicamente no se pudieran permitir mantener un esclavo, hay que sumar que socialmente no era algo que estuviera bien visto. Se solía asociar a las personas que tenían esclavos con los ladrones de tumbas. Generalmente “los reales”, desempeñaban actividades cualificadas, relacionadas con la vida en palacio. Si bien, en época Ptolemaica, por influencia greco-macedonia, sí existirá un mercado más amplio de esclavos.

El entramado básico de la sociedad egipcia, que sustentaba la base de la pirámide, son los fellah: el agricultor-campesino. Componían el grueso de la mano de obra, así como el grueso de la base social de Egipto. Se trataba de propietarios libres, aunque todo en Egipto pertenecía al faraón. Todo el sistema egipcio reposaba en el trabajo de los fellah, y a ellos se les impondrá la obligación de las córveas[1]. Todo el peso del estado va a recaer sobre ellos. Estos agricultores-campesinos quedarán anudados a un trozo de tierra, de transmisión hereditaria, que hará que el arraigo a la tierra pase de padres a hijos, junto con la carga fiscal, la tributación constante en especia y los abusos de los nomarcas.

Egipto

Crédito: Wikimedia Commons

En el escalafón de la clase media podemos encontrar a los trabajadores especializados. Estableciendo una diferenciación, entre los obreros y artesanos que trabajaban de forma independiente por un jornal, y los que trabajaban en los almacenes del rey o el templo que tenían garantizado el grano y su seguridad. También estaban sujetos al sistema de córveas.

Dentro de este escalón de la pirámide podemos incluir a los trabajadores de profesiones liberales: embalsamadores, médicos, transportistas, artistas de talento a los cuales pagaba el faraón. A partir del Imperio Nuevo vieron incrementado su poder social, basado en su creciente pujanza económica. Mantenían la perpetuación del sistema, con la transmisión del sus conocimientos de generación en generación. Para este grupo las cargas fiscales eran menores, ya que trabajan a cargo del rey.

A partir del Imperio Nuevo se introdujo en este grupo a los soldados, a pesar de que Egipto nunca tuvo vocación militar. La misión específica del ejército egipcio era la de vigilar los monopolios del rey. Como las rutas comerciales del Mar Rojo o la de la península arábiga, de donde llegaban las importaciones de oro, incienso o maderas. Además de realizar grandes obras públicas en tiempos de paz. Inicialmente el ejército lo constituían mercenarios extranjeros, pagados a expensas del Estado. Los jóvenes egipcios de alta alcurnia, no desfilaban por las clases militares inferiores, sino que accedían a los altos rangos de forma directa. Aunque el oficio militar estaba muy mal visto entre los egipcios.

Sabías que… Las tierras que percibían los mercenarios del ejército en pago por sus servicios recibían el nombre de khato, y tenían carácter hereditario.

Escriba egipcio

Escriba egipcio
Crédito: Wikipedia Commons

El clero desempeñó un papel importantísimo en la historia del mundo egipcio, desde el punto de vista económico y político.  Fue un tipo de funcionariado especializado. El clero inferior lo constituían sacerdotes y funcionarios sin instrucción específica, encargados de tareas menores en los templos. Pero el alto clero era instruido desde niño, mayor instrucción cuanto mayor era el cargo a desempeñar. Los templos estaban exentos de impuestos, y los altos sacerdotes podían ceder su cargo junto con sus riquezas de forma hereditaria de padres a hijos. Situación similar a la que ocurría con los nomarcas, y que fue una de las principales causas del hundimiento del sistema en el Primer Período Intermedio.

Entre los altos funcionarios del Estado, destacó la figura del escriba que fue el verdadero rey de Egipto: ejecutaba a pie de obra los designio de palacio, era el encargado de gestionar toda la información que entraba y salía del palacio, tenía comunicación directa con el monarca, estaba exento de impuestos, no soportaba cargas físicas y además se alimentaba del granero real.

En lo alto de la pirámide se encontraba la familia real, con el faraón al frente. Aunque estaba permitida la poligamia, y todos los hijos nacidos del rey podían optar al trono, sólo había una esposa que ostentase el título de Gran Esposa Real. La cual en el orden jerárquico, aparecía en igualdad de condiciones que su consorte, y era la única que podía ser regente en el caso de que el cónyuge falleciera.

Se trataba de un sistema administrativo burocratizado con tendencia hereditaria que se trasmitía de padres a hijos. Lo que garantizó el recambio automático que renovó el sistema durante cuatro mil años.

También en iHA| Los Siglos oscuros, Cleopatra, la niña que gobernó un Imperio

Bibliografía| Dave Meler, Los Albores de la Civilización, iHA ediciones, Madrid, 2014

[1] Periodos de tiempo estipulados en los que el campesino debía trabajar de forma gratuita en las tierras del faraón.