Crédito: Chuang Zhao Science Daily

Crédito: Chuang Zhao Science Daily

Los investigadores han descubierto los primeros huevos de pterosaurio en tres dimensiones conservados en China. Los huevos se encuentran entre las decenas, si no cientos, de fósiles de pterosaurios, lo que parece representar un nuevo género y especie (Hamipterus tianshanensis). El descubrimiento revela que los pterosaurios -reptiles voladores con una envergadura que van desde 25 cm a 12 m- vivían juntos en colonias gregarias.

Xiaolin Wang, de la Academia China de Ciencias del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología asegura que fue muy emocionante encontrar los restos de pterosaurios masculinos y femeninos y sus huevos conservados juntos. «Los fósiles conservados de cinco huevos en tres dimensiones, y algunos completos«, aseguró el arqueólogo.

El registro fósil de los pterosaurios había sido generalmente pobre, con poca información sobre sus poblaciones. Antes de este último hallazgo, tan sólo cuatro eran los fósiles de huevo de pterosaurio conocidos por la ciencia. El lugar de descanso de los pterosaurios se descubrió por primera vez en 2005 en la cuenca de Turpan-Hami, al sur de las montañas de Tian Shan en Xinjiang, noroeste de China. La zona, rica en fósiles, puede albergar miles de huesos, incluyendo restos tridimensionales de cráneos masculinos y femeninos y los primeros huevos perfectamente conservados de esta especie. Wang dice que los sedimentos de la zona indican que los pterosaurios murieron en una gran tormenta hace unos 120 millones de años en el período cretáceo temprano.

Los investigadores examinaron las muestras de huevos de pterosaurio en gran medida intactas para encontrar que eran flexibles, con una cáscara de huevo calcáreo fina exterior y una membrana suave y espesa en el interior, al igual que los huevos de algunas serpientes de hoy en día. Observaciones de los restos de 40 individuos de ambos sexos sugieren diferencias entre los sexos en el tamaño, forma, y ​​la solidez de sus crestas en la cabeza. La combinación de muchos pterosaurios y los huevos indican claramente la presencia de un sitio de anidación en las inmediaciones lo que hace presuponer que esta especie desarrolla un comportamiento gregario, dicen los investigadores. Lo más probable es que el reptil enterrase sus huevos en la arena a lo largo de la orilla de un lago antiguo para evitar que se secasen. Mientras que los nuevos fósiles arrojan luz sobre la estrategia reproductiva, el desarrollo y el comportamiento de los pterosaurios, todavía hay mucho queda por aprender acerca de ellos.

«Yacimientos como éste proporcionan evidencias adicionales sobre el comportamiento y la biología de este increíble grupo de reptiles voladores que no tiene paralelo en los tiempos modernos«, aseguran los investigadores.

Fuentes| Cell Press Current Biology, Science Daily