El archiduque Francisco de Austria y su esposa antes de su asesinato, causa directa del inicio de la I Guerra Mundial. Crédito: wikipedia

El archiduque Francisco de Austria y su esposa antes de su asesinato, causa directa del inicio de la I Guerra Mundial. Crédito: wikipedia

Se cumple un siglo del comienzo de la Gran Guerra o I Guerra Mundial (1914 – 1918). Por este motivo se realizará un monográfico de tres artículos. En este primero sintetizaremos las causas múltiples e interrelacionadas iniciadas desde finales del XIX que propiciaron el  conflicto.

Causas territoriales. Imperialismo: Las grandes naciones europeas de finales del XIX y principios del XX realizaron una política exterior expansionista y pretendieron anexionarse territorios. El principal enfrentamiento por este motivo es el que protagonizaron los Imperios ruso, austro-húngaro y turco por el dominio de los Balcanes. Previo al inicio de la Gran Guerra se sucedieron dos Guerras Balcánicas, una en 1912 y otra al año siguiente. Los grandes beneficiarios de estas guerras fueron Rusia y, sobre todo, Serbia, que deseaba crear una “Gran Serbia” integrando a aquellos territorios eslavos bajo control austriaco (búlgaros, eslovenos, bosnios y croatas). Por otro lado, Francia reclamaba Alsacia y Lorena a Alemania tras perderlas en la guerra franco-prusiana. También estas dos potencias se enfrentaron en las llamadas “Crisis marroquíes” que se sucedieron entren 1904 y 1911; Italia, que aspiraba a ser una gran potencia, quería recuperar Trento e Istria, territorios bajo poder austro-húngaro.

Europa antes del inicio de la I Guerra Mundial. Crédito: rumboalauniversidad.blogspot.com

Europa antes del inicio de la I Guerra Mundial. Crédito: rumboalauniversidad.blogspot.com

Nacionalismo radical: las grandes potencias realizaron una política nacionalista extrema, aumentando los gastos militares como defensa ante una posible amenaza exterior. El mejor ejemplo de este nacionalismo se observa en la política pangermanista alemana (Weltpolitick (Política mundial)) que planteaba la edificación de una hegemonía mundial alrededor de su nación. En otra posición se encontraban las pequeñas naciones contraladas por los imperios austro-hungaro, ruso y turco que reivindicaban su independencia.

Causas económicas: Desde la II Revolución Industrial Alemania se estaba configurando como una gran potencia económica que amenazaba la hegemonía industrial,  comercial y naval de Gran Bretaña y Francia.  Dicha rivalidad se trasladó a las colonias y al plano mercantil y económico, pues cada potencia aspiraban a liderar el comercio y la economía mundial .

Las alianzas militares previas al inicio de la I Guerra Mundial. Crédito: historywallace.blogspot.com

Las alianzas militares previas al inicio de la I Guerra Mundial. Crédito: historywallace.blogspot.com

La carrera del armamento: la Paz Armada y las Alianzas militares: la conflictividad internacional provocó el aumento de los recursos armamentísticos de todas las potencias. A este momento histórico en donde las grandes naciones se prepararon para la guerra se le denominó Paz Armada. El nacionalismo se hizo más radical, la propaganda política del miedo y del odio hacia las naciones enemigas se introdujeron en las mentalidades colectivas. Las grandes naciones e imperios sabían que no podían luchar aisladas, por este motivo se agruparon en dos alianzas, las cuales serían las protagonistas de la Gran Guerra. Por un lado la Triple Alianza: formada por Bismark en 1882; en un principio estuvo integraba por  Alemania, el Imperio austro-húngaro e Italia. Más adelante Italia la abandonó con el inicio de la guerra y Turquía en 1914 y Bulgaria un año después se anexionaron a ella. Por otro lado, la Triple Entente o Aliados: nacida en 1917 y compuesta por Rusia, Gran Bretaña y Francia, al poco tiempo se unió Serbia y con el conflicto en desarrollo Bélgica, Japón, Italia, Rumanía, Portugal, EE.UU, China y algunos países de Latinoamérica.

Causa directa: el asesinato del heredero al trono austro-húngaro: la causa que desencadenó el inicio de la I Guerra Mundial fue el asesinato en Sarajevo (Bosnia), el 28 de junio de 1914, del heredero al trono imperial austro-húngaro, Francisco Fernando de Austria, a manos de un terrorista serbio. Un mes después Austria hizo cómplice del atentado a Serbia y le declaró la guerra. Alemania apoyó a Austria en su decisión. De inmediato se activaron las alianzas militares. Rusia preparó sus tropas ante el inminente conflicto. En tan sólo cuatro días, del 1 al 4 de agosto de 1914, Alemania declararó la guerra a Rusia, a Francia e invadió Bélgica, motivo este último que provocó la declaración de guerra de Inglaterra a Alemania. La Gran Guerra acababa de comenzar.

Bibliografía| MARTÍNEZ CARRERAS, José U: Introducción a la historia contemporánea. Madrid, Istmo, 1999. VV.AA: El Mundo Contemporáneo. Del s. XIX al s.XXI. Madrid, Taurus, 2012.