Texto del profesor en las paredes de la escuela

Texto del profesor en las paredes de la escuela
Crédito: LiveScience

Arqueólogos que trabajan en el desierto occidental de Egipto han descubierto una escuela romana con 1.700 años de antigüedad, que contiene antiguos escritos griegos en sus paredes, incluyendo un texto sobre el antiguo uso de drogas que hace referencia a Homero y «La Odisea».

La escuela contiene todavía los bancos dónde los estudiantes podían sentarse a leer o incluso escritos en las paredes. El lugar estuvo en uso al menos unos veinte años antes de pasar a formar parte de una gran mansión de la que todavía se conservan coloridas pinturas. La casa y la escuela se encuentran en la antigua ciudad de Trimithis (hoy en día Amheida), que se encuentra en el oasis de Dakhla, a unos 322 kilómetros al oeste del río Nilo. Aunque los arqueólogos saben de la existencia de otra antigua escuela en Egipto – la universidad de Alejandría – la escuela al Amheida es única, ya que se ha encontrado con los textos de los alumnos todavía en sus paredes.

Escuela en la casa de Serenos

Escuela en la casa de Serenos
Crédito: LiveScience

El texto que se refiere a ‘La Odisea’ cuenta una historia legendaria del antiguo uso de drogas: Helena de Troya, para quien la guerra se había librado, ofrece a sus huéspedes un medicamento (posiblemente opio) que «quita el dolor y la ira, y trae el olvido de todos los males «, dice el texto. «El que bebe esto no dejaría caer una lágrima por su mejilla en el curso de ese día por lo menos. Imitar«. La palabra «imitar» parece indicar que los estudiantes deben copiar el texto de alguna manera. En una habitación diferente de la escuela, el equipo descubrió otro texto compuesto por un profesor que dice a los estudiantes que deben elevar sus habilidades retóricas hasta el nivel de varias deidades, incluyendo el antiguo dios griego Hermes. Asimismo, instó a los estudiantes a trabajar duro. «Sed audaces, mis hijos, el gran dios les otorgará una hermosa corona de la virtud«, parte del texto se lee. «Trabajar duro para mí, las fatigas hacen los niños hombres …»

La escuela no estuvo en uso por mucho tiempo, tal vez porque el profesor se mudó o falleció, dijeron los investigadores. Después de su cierre, el edificio de la escuela fue incorporada a una casa cercana perteneciente a un concejal nombrado Serenos, que utilizó parte de sus estancias como almacenes. Serenos parece haber tenido aprecio a las enseñanzas transmitidas en la escuela, ya que mantuvo los textos del profesor instando a los estudiantes a trabajar duro y elevar sus habilidades retóricas.

Fuentes| LiveScience