Crédito: filobatx

Crédito: filobatx

Uno de los más importantes filósofos griegos, nacido en Atenas en el año 427 a C. Fue educado en el seno de una familia noble, perteneciente a la aristocracia ateniense. Considerado uno de los pilares de la filosofía occidental, Además de una de las personalidades de la antigüedad que más ha influido en la educación y el pensamiento moderno. Uno de los pilares de la filosofía occidental. Dedicó su vida a la enseñanza, pero en ningún momento dejo de lado su vocación, ni política ni literaria.

Crédito: Wikimedia Commons

Crédito: Wikimedia Commons

Su padre, Aristón, se decía descendiente del rey Codro, el último rey de Atenas. Su madre Perictiona, descendía de la familia de Solón, un antiguo legislador griego. Tuvo dos hermanos, Glaucón y Adimanto y una hermana, llamada Potone. Tuvo una buena educación y ambiciones políticas pero termino por desilusionarse con los gobernantes de Atenas.

Para Platon la fuente del saber, estaba en diferenciar lo bueno de lo malo, ya sea para el individuo o para la sociedad. Es por ello que decía que hay acciones verdaderas por naturaleza, buenas y bellas en sí mismas.

Fundó La Academia, importante escuela filosófica que se mantuvo activa casi diez siglos. Intentó por varias veces, sin éxito, llevar a la práctica su concepción de una ciudad- estado perfecta, gobernada por uno o varios filósofos, y criticó la democracia y la estructura política de su tiempo.

La educación del individuo según Platón.

La educación puede definirse como el proceso de socialización de los individuos. Al educarnos, somos capaces de asimilar y aprender conocimientos. En el caso de los niños, la educación busca fomentar el proceso de estructuración del pensamiento y de las formas de expresión. Hoy por hoy, podemos hablar de la educación permanente o continua que establece que el proceso educativo, no se limita a la niñez y juventud, sino a que los seres humanos debemos adquirir conocimientos a lo largo de toda nuestra vida.

Crédito: gustaboarielschwartz

Crédito: gustaboarielschwartz

Según Platón, de una manera muy cruda, “que cualquier hombre es capaz de tener hijos, pero no cualquiera es capaz de educarlos. Por su parte le dio mucha importancia a dirigir de la mejor manera posible la educación de los más pequeños, llevándole a preocuparse por ellos desde su más tierna edad. Platón insiste en una educación igualitaria de ambos géneros (niños y niñas). En primer lugar reflexiona sobre la educación recibida hasta los tres años. El ateniense estaba totalmente convencido de que si, los más pequeños, se criaban en un ambiente con demasiados mimos se volverían irascibles.

Suele llamarse educación al proceso de asimilación y transmisión de las costumbres, normas e ideas mediante el cual cada sociedad incorpora a todos aquellos que se integran en ella. Sin embargo para Platón, la educación es el proceso que permite que al hombre tomar conciencia de la existencia de otra realidad, y más plena, a la que está llamado, de la que procede y hacia la que dirige. Por tanto “la educación es la desalineación, la ciencia es liberación y la filosofía es alumbramiento”. Este filósofo idealista, concebía la educación como la luz del conocimiento. Creía que entre cuerpo y alma existía una relación. Propuso que a partir de los cinco años los niños fuesen a institutos especiales, de manera que fueran educados tanto en la parte física como en la espiritual para desarrollar el alma y el cuerpo.

Crédito: gustaboarielschwartz

Crédito: gustaboarielschwartz

Era totalmente recomendable, desde los 3 hasta los 6 años, que los niños fuesen educados mediante el juego, aunque también se considera necesario aplicar algún correctivo para que no se vuelvan caprichosos. Evitando de cualquier manera posible la humillación que, al igual que los castigos a los esclavos, no creaban más que deseos de venganza. La educación se llevaba a cabo en el templo y era dirigida por una nodriza elegida por las llamadas “encargadas de la supervisión de los matrimonios”. Poseía la potestad de aplicar castigos inmediatos a los hijos de esclavos y extranjeros, siempre y cuando, se le consultase a los guardias urbanos antes de decidir la sanción. Una vez cumplidos los seis años, se separaban de los niños aunque se procuraba que siguiesen recibiendo una educación similar. Principalmente en todo lo que tenía que ver con las armas.

El viejo maestro, no estaba a favor de que los jóvenes fuesen educados por los propios padres. Durante los cinco primeros años, recomendaba que pasasen a manos de los maestros, ya que sólo ellos tenían la preparación necesaria para educar, alcanzando de ese modo su máxima realización. Consciente de que la educación empezaba a una edad muy temprana, fijaba su atención en fábulas y relatos que servían para entretener y distraer a los alumnos. Serán la primera forma de conocimiento que recibían y reciben los niños. Aunque debían de ser seleccionados por que durante los  primeros años de vida no están en disposición de diferenciar, ya que son capaces de absorber todo lo que está a su alcance, y aprenden por imitación. Por ello, Platón establece una serie de normas que deben respetar los poetas para construir sus leyendas y fábulas impregnadas de valores morales y modelos de conducta.

Crédito: gustaboarielschwartz

Crédito: gustaboarielschwartz

Aunque según su opinión debían descartarse todas aquellas fábulas que presentaban a los héroes o dioses como seres gobernados por los sentimientos: capaces de matar por venganza, ser infieles, traicionar, mentir…por el contrario, desde niños debían escuchar que todo aquel que se haya comportado de manera noble y respetuosa, la otra vida le depararía bondades. Otra de las cosas consideradas importantes según Platón, para la educación, era la música, la gimnasia y la alimentación. Tenían como único fin educar el alma. La primera aportaba suavidad, cortesía y dignidad, mientras que la segunda aportaba valentía y fuerza.

“No hay ninguna disciplina que deba aprender el hombre libre por medio de la esclavitud. El alma no conserva ningún conocimiento que haya penetrado en ella por la fuerza.

-Platón-

Con ello expresó que una de las maneras, sino la más importante, para instruir a los niños era educándolos a través del juego. Dejando al descubierto sus habilidades y capacidades.

Platón proponía: Que no se debía obligar a nadie a aprender, ni se debía forzar las cabezas para asimilar conocimientos en ellas. Sólo se podía mostrar el camino, para que cada cual pensase por sí mismo.

La educación hoy por hoy, la entendemos como un proceso de socialización de los seres humanos. También implica una concienciación cultural y conductual, donde las nuevas generaciones adquieren modos de conducta heredados. El proceso educativo, se basa en una serie de valores que producen cambios intelectuales, emocionales y sociales en el individuo. Sin embargo para Platón, no trataba únicamente de ampliar los conocimientos, sino de llevar al individuo hacia la verdad y el bien. Sin ninguna duda la educación no se trataba de un aspecto secundario, sino una constante preocupación en su que hacer filosófico, un punto de partida donde el alma adopta una posición ante el mundo y ante la vida. Según van pasando las etapas de la vida, se va desarrollando cuidadosamente todo lo que será el entorno del niño desde su nacimiento, escogiendo lo mejor para su corazón, su cuerpo y su mente.

En colaboración con iHistoriArte| Mar García

También en iHA| Aristóteles y la educación

Bibliografía| Carlos Rojas Osorio, Filosofía de la educación, Universidad de Antioquia. Introducción de Dialogos de Paltón, en la edición de Edimat Libros, 2003

Síguenos también en: FacebookTwitterGoogle+ o RebelMouse