Descubierto por casualidad un yacimiento con 125 cuerpos de la Edad de Bronce

Revolución agricola del Neolítico
Crédito: Wikipedia Commons
Los trabajos en la estación ferroviaria de La Segrera sacan a la luz un yacimiento prehistórico sin precedentes en cuanto a dimensiones y estado. Los arqueólogos han descubierto hasta ahora, porque los trabajos siguen y continuarán durante bastante tiempo, los restos de 125 individuos del Neolítico de unos 4.000 años de antigüedad.
La disposición de la espectacular masa de huesos de la fosa muestra que los cuerpos descarnados no han sido removidos en todo este tiempo. Las evidencias hacen pensar que fueron depositados allí en un corto periodo de tiempo, los restos no presentan signos de violencia.
«Es un hallazgo excepcional, de referencia internacional, de aquellos que salen en los libros de historia», dijo Josep Pujades, responsable de intervenciones arqueológicas del Instituto de Cultura de Barcelona que dirige el teniente de alcalde del área, Jaume Ciurana.
Este tipo de enterramiento son muy infrecuentes y más aún cuando los restos presentan conexiones anatómicas, es decir que los restos se encuentran en su posición original.
Algunos de los restos de La Segrera
Crédito:Frances Antequera/Paz Balaguer
El gestor de infraestructuras Adif, ente del Ministerio de Fomento, responsable del proyecto de la alta velocidad es quien costea esta excavación arqueológica junto a otras dieciséis proyectos, incluid el de la villa romana sepultada ya junto al antiguo puente del Treball Digne, que se llevan a cabo en los cuatro kilómetros de corredor entre el puente de Bac de Roda y el nudo de la Trinitat.

Una vez catalogados los restos son trasladados a los almacenes del centro de conservación y restauración de patrimonio que el Museu d’Història de Barcelona tiene en la Zona Franca. Donde se realizan los tratamientos imprescindibles para efectuar su estudio anatómico.

Los informes de los expertos, a la espera de la datación definitiva a través del carbono 14, sitúan este yacimiento entre el neolítico final –del 2000 al 1800 a.C.– y la primera edad de bronce –del 1800 al 1500 a.C–.