Lingotes de Oricalco

(© Superintendent of the Sea Office, Sicily)

Un equipo de arqueólogos recupera 39 lingotes de orichalcum, un metal del hasta ahora sólo se tenía constancia en textos antiguos y algunos objetos ornamentales. El barco que los transportaba debió quedar atrapado bajo la tormenta a escasos metros de la costa siciliana y se hundió antes de llegar al puerto de Gela.

«El naufragio, que se encontró a una profundidad de diez pies a menos de i km de la costa, se remonta a la primera mitad del siglo VI«

Sebastiano Tusa, superintendente de Sicilia

El pecio de hace 2600 años representa un hallazgo único. De hecho el orichalcum ha sido considerado como un metal misterioso, su composición y origen han sido ampliamente debatidos. Según los antiguos griegos, fue inventado por Cadmo, un personaje de la mitología griego-fenicia. Fundador de Cadmea, que posteriormente llegaría ser Tebas. Se atribuye a Cadmo la introducción del alfabeto en Grecia, al igual que la del arado, la fundición de metales y la agricultura. Hay fuentes que atribuyen a Dánao la introducción del alfabeto. En el siglo IV a.C el filósofo griego Platón hizo del orichalcum un metal legendario cuando lo mencionó en el diálogo de Critias. Según estos escritos dicho metal sólo se obtenía en la Atlántida y se utilizó para cubrir el interior, paredes, columnas y suelos del templo de Poseidón en la mítica isla. Segundo en valor por detrás del oro, se extraía en diversas minas de la Atlántida. La palabra Orichalcum significa «cobre de montaña» y deriva del griego.

Buzos

Un equipo de buzos recuperaron casi 40 lingotes fuera el fondo del mar cerca de Sicilia, desde un barco que se perdió en el siglo VI.
Crédito: Discovery News

Hoy la mayoría de los estudiosos coinciden que el orichalcum es una aleación de latón. Tras analizar los lingotes extraídos del fondo del mar, se ha descubierto que están compuestos en un 75/80% de cobre y un 15/20% de zinc, y en pequeños porcentajes de níquel, plomo y hierro

«El hallazgo confirma que alrededor de un siglo después de su fundación, en el 689 a.C, Gela creció hasta convertirse en una ciudad rica con talleres de artesanos especializados en la producción de artefactos preciosos«, dijo Tusa.

El objetivo final de los 39 lingotes recuperados de los restos del naufragio debía ser estos talleres, para ser empleados en la decoración de productos de alta calidad. Cualquiera que sea el origen y la naturaleza de oricalco, el equipo de Tusa planea excavar el naufragio y sacar a la luz toda la carga.

«Esto nos proporcionará una valiosa información sobre la historia económica de la antigua Sicilia«, dijo Tusa.

También en iHA! La “Atlántida” Escandinava

Fuentes| Discovery News, Archeology