Sinterklaas

Crédito: Holland.com

Aunque se parece un poco a Papá Noël o Santa Claus, Sinterklaas (San Nicolás) es una figura pública 100% holandesa, adorada por niños y mayores.  Según la tradición Sinterklaas vive en Madrid, y todos los años desde 1934 (excepto en el año 1944) llega a las costas holandesas en barco junto con unos ayudantes llamados Zwarte Pieten (Pedro el Negro), montado en un caballo blanco.

San Nicolás ha tenido estrechos vínculos con Amsterdam desde 343 AD. La leyenda cuenta que vino originalmente de Turquía como San Nicolás, obispo de Mira, un hombre honorable que era amable con los niños. Nadie sabe realmente por qué entonces decidió vivir en España pero los historiadores apuntan a la influencia de la dominación española sobre Los Paises Bajos en el pasado. El atuendo medieval de asistentes Sinterklaas, el Zwarte Pieten, es igualmente misterioso, lo que lleva a la conclusión de que se debe a que quedó atrapado en las chimeneas durante mucho tiempo. De ahí la cara tiznada y los trajes deformados.

¡La llegada de Sinterklaas por el río Amstel es un asunto muy serio! Acompañado de una fila de barcos de más de 1 km de longitud. Para que se haga una idea, el año pasado Sinterklaas zarpó hacia Ámsterdam con 607 pajes y 4000 kg de dulces. Una vez Sinterklaas ha llegado al país, por la noche, los niños ponen sus zapatos, agua y por supuesto una zanahoria para su caballo junto a la ventana o chimenea. Por la noche, San Nicolás monta su caballo blanco, Amerigo, y cabalga por los tejados para dejar pequeños regalos o golosinas en los zapatos de los niños, con la colaboración de sus ayudantes. Después de su visita nocturna, al igual que en Navidad, todo el mundo desenvuelve sus regalos de Sinterklaas y lee en voz alta los poemas que se han escrito especialmente para cada destinatario. El autor de estos poemas alegres permanece en el anonimato. Sólo a los niños que se han portado bien encuentran sus regalos, los que se han portado mal pueden recibir carbón, o nada de nada… El día termina con canciones y una fiesta con delicias como el mazapán, letras de chocolate, pepernoten (galletas de especias) y chocolate caliente con crema batida.

San Nicolás amaba a los niños, tiene sentido pues que el día de su nombre esos niños se convierten en protagonistas por un día. Los niños son coronados reyes y reinas! Al final del día, cada niño tiene cuenta con cetro que llevar a los desfiles y a casa.  Cada niño debe pedir 3 deseos con su cetro: uno para la familia, uno para la comunidad y otro para el mundo.

Sinterklaas sigue siendo una tradición holandesa auténtica con Ámsterdam como protagonista

Fuentes| sinterklaashudsonvalleyiamsterdamholland

Tmabién en iHA| El origen de Santa Claus