Fresco de los delfines en el Palacio de la Reina. Cnossos

Fresco de los delfines en el Palacio de la Reina. Cnossos
Crédito: Wikipedia Commons

Se denomina los Siglos Oscuros, porque es muy escaso el conocimiento que se posee de este período. Se trata de una etapa muy caótica, plagada de acontecimientos destructivos. El 1200 a.C. implica para el POA un punto de inflexión decisivo, ya que a partir de este preciso momento ya nada será igual. Cambian las técnicas (evolución del cobre al hierro, ruedas de radio en los carros de guerra…), cambian las mentalidades (se produce la quiebra de las grandes instituciones del POA). En Grecia se produce la desaparición completa de la cultura y la sociedad del reino micénico, así como de la cultura cretense. Esto supone la ausencia de construcciones en piedra y de escritura durante casi cinco siglos. Para cuando vuelva a aparecer la escritura el mundo griego ya estará totalmente reconstruido. Nuestra principal fuente de información para esta época será la cerámica. La cual nos va a permitir establecer una serie de períodos histórico-artísticos: período submicénico (1100-1000 a.C.) durante el cual se siguieron las pautas de la cerámica micénica aunque se empobrecieron los motivos y las técnicas; período protogeométrico (1000-925 a. C.), en él el estilo se caracterizó por su decoración a base de círculos, meandros o líneas muy básicas; período geométrico (900-800 a.C.), destacó el estilo cerámico que nos anuncia la consecución de la unidad griega; período orientalizante (siglo VIII a.C.).

Cerámica del período

Crédito: UAM

Hasta el siglo X a.C. la situación en la Hélade se caracterizó por la desertización poblacional en zonas como la Élide o Mesenia. El centro de Grecia y el Peloponeso sufrieron grandes incendios, destrucción de murallas… Atenas consiguió salvarse de estos procesos destructivos. El próspero nivel de vida micénico desapareció dando paso a una vida relegada a la mínima expresión, una vida de subsistencia. Se produjo un declive a todos los niveles. A nivel técnico: se observa en la metalurgia, la cerámica, en la desaparición de cultivos de época micénica, las construcciones eran poco consistentes y faltas de criterio. Se rompieron los contactos con el POA y Egipto. Grecia se aisló del resto del mundo. Las posibles causas y explicaciones a estos hechos serán la invasión de los pueblos dorios, explicación vigente hasta el siglo XX. Pero para J. Chadwick no todas las destrucciones en Grecia fueron sincrónicas ni generalizadas. Quizás el mundo micénico no fue capaz de controlar sus propios territorios. Otras hipótesis hablan de una gran catástrofe natural. El enfriamiento climático habría provocado la ausencia de pastos en el norte lo que llevó a movimientos migratorios masivos de población hacia el sur (Pueblos del Mar). O la explosión del volcán de Thera (Santorini) que fue vista desde Egipto o China y que provocó el hundimiento de parte del archipiélago.

Puerta de los Leones, Micenas

Puerta de los Leones, Micenas
Crédito: WM Commons

La tesis más aceptada hoy en día es la de Chadwick, las destrucciones no son sincrónicas ni fulminantes. La debilidad interna habría sido aprovechada por pueblos de las estepas, que a su vez empujaron a otros pueblos, efecto ‘bola de billar’. Estos pueblos no eran muy agresivos, importaron la incineración o cremación de los cadáveres, pero no aportaron cerámica (único fósil director para los siglos oscuros). Se observa para este período una continuidad en la creación cerámica.

Tres hechos fundamentales van a caracterizar este primer período de los siglos Oscuros: la población del oeste de Anatolia y las islas del Egeo (fundamentalmente Chipre), jugaron un papel importante en este período, provocando que se reanudaran los contactos con el POA; se produjo la división dialectal de Grecia; y, a través de Chipre, se introdujo la difusión del hierro y de su tecnología en la Grecia continental.

En colaboración con iHistoriArte| Dave Meler

Bibliografía| Dave Meler, Los Albores de la Civilización, ed. iHediciones, 2014, Madrid. Fatás Cabeza y García Quintela,Materiales para un curso de Historia Antigua, Tórculo Edicións, Santiago, 1993.

Imágenes| WM Commons, UAM