cabecerajuegosmarzo14

¡Hola, hola!,  mis amigos lectores.

¿Habéis jugado alguna vez con piezas para construir? Estoy seguro de que sí.

He visto a muchos niños y niñas jugar con ellas en diferentes momentos de vuestra historia y yo he querido jugar también porque me atraía mucho, pero mis manos de paja, se me enredaban y me ponía nervioso. Pero me interesé por saber de la historia de esos juegos. ¡Ya sabéis lo curioso que soy! No me puedo resistir a una búsqueda de información.

Lo que me parece fantástico de estos juguetes es que no tienen edad, quiero decir que pueden jugar con ellos tanto niños, como jóvenes, como adultos y además lo más divertido es que pueden jugar todos a la vez, es decir un adulto con un pequeño, o jóvenes juntos. Sin duda favorece la participación y además no distingue de sexos por lo que es un juguete muy beneficioso para todos. Con ellos se desarrolla la inventiva y la imaginación, ¿qué más se les puede pedir?

Juguete arquitectura Créditos: elpaisdelosjuguetes

Juguete arquitectura
Créditos: elpaisdelosjuguetes

Dentro de los juegos de construcciones podemos hacer diferencias. Así tendríamos los juegos de arquitectura,  que eran  y son los que imitan o favorecen la invención de edificios. Estos han sido los más numerosos y populares. Los primeros eran de madera y sus piezas llevaban dibujos de muros, ventanas, puertas… Luego llegaron las piezas de diferentes formas, rectángulos, cuadrados, triángulos, había hasta arcos. Aún siguen existiendo.

También son juegos de construcción aquellos que el que juega ha de convertirse en ingeniero, como aquellos donde se construyen puentes, máquinas o edificios complicados. Aunque los hubo de madera, fue con el metal cuando se hicieron más populares. La marca Meccano, que aún sigue existiendo y que seguro que conocéis, llegó a incluir un pequeño motor de bajo voltaje. Las invenciones se movían. Eso ahora os parecerá muy normal, pero entonces fue un verdadero prodigio.

Meccano Crédito:demartina

Meccano
Crédito:demartina

Hay otros juegos de construcción con los que se pueden crear pequeñas poblaciones o un conjunto de edificios. De estos los hay de dos tipos, los que están formados por piezas que son edificios y otros que contienen piezas para formar pequeños edificios. Los ha habido de los que recreaban espacios urbanos antiguos, con sus ciudades amuralladas y otros para realizar ciudades modernas e industriales. Se hicieron algunos de  cartón pero sobre todo de madera, hoy en día también los hay de plástico.

Luego están los juegos de construcción abstractos, cuyas piezas no imitan los elementos de construcción habituales, es decir, el ladrillo, los muros, las columnas… Ese juego permite mayor imaginación y libertad a la hora de construir y por eso se ha dirigido casi siempre a los niños más pequeños.

Los materiales que se han usado han sido diversos, pero principalmente: la madera, la piedra artificial, el metal, el plástico y otros menos habituales como el cartón, el cristal o los magnéticos.

El tipo de material es muy importante a la hora de utilizar un sistema de construcción específico y también se han inspirado para hacerlos en los sistemas constructivos de la arquitectura real. Los sistemas de construcción utilizados son: el apilado, conectores, acoplamientos, atornillados, barras y nudos, y otros pocos usados como la argamasa y el magnetismo.

"Pinchitos" Crédito:imaginarium

“Pinchitos”
Crédito:imaginarium

Un sistema diferente, con uniones mediante “engarce de cepillo” tuvo bastante éxito, las piezas parecen pequeños erizos de plástico multicolor, se llamaba Sticle Bricks (1969).  Los niños y niñas les llaman pinchitos, lo sé porque lo he escuchado muchas veces y les gusta muchísimo.

Estos  juguetes  no tienen una historia demasiado antigua, ya que su nacimiento se cree que pudo ser el de finales del siglo XVII con los bloques alfabéticos. Eran unas piezas de madera que en una de sus caras tenían las letras del alfabeto y que luego evolucionaron  y se hicieron sobre cubos, también de madera, pasando a tener en uno de los frentes elementos ornamentales, otra con el alfabeto, otra con números e incluso en una de ellas se le incorporó un juego de construcción plana donde piezas cuadradas eran divididas en dos triángulos de diferente color a través de una diagonal, con los que podían construirse infinidad de dibujos teselados.Toy building blocks.

Ya hacia la mitad del siglo XVIII, los juguetes de construcción se fabrican de forma  artesanal en pequeñas carpinterías  donde  tenían unos costes muy elevados,  por eso solo eran para los niños de la aristocracia, con ellos se podían formar pequeños monumentos y edificios. Estos juegos estaban formados por unas placas de madera con imagen en solo dos caras.

Cajas arquitectura Froebel Crédito:bebesymas

Cajas arquitectura Froebel
Crédito:bebesymas

Con el siglo XIX llega su democratización, quiero decir que se pasa a su producción para todos.  Esto fue debido a que se consideró que tenían un  gran valor pedagógico y se incluyeron como material didáctico en las escuelas. Esto se debió principalmente a un señor alemán llamado Friedrich Froebel, que fue el creador de las escuelas infantiles,  llamadas allí  kindergarten. Era un hombre de ideas muy originales para su época y consideraba que para el niño era fundamental el juego como forma para aprender y conocer, también consideraba muy importantes los juguetes y por eso diseñó “cajas de arquitecturas”. Gracias a él se hicieron muy populares y se comenzó a fabricar de forma industrial.

Los juegos de construcción siempre gustaron a los arquitectos. De hecho muchos de ellos

Arquitectura cristal Crédito:juguetessomosnosostros

Arquitectura cristal
Crédito:juguetessomosnosostros

han dicho que fue gracias a estos juguetes que se dedicaron a la arquitectura. También  fueron muchos los que ayudaron a diseñarlos. Un ejemplo significativo fue el del arquitecto expresionista Bruno Taut (1880-1938) quién diseñó un juego de construcciones formado por sesenta y cuatro piezas de cristal de colores. Pensaba que con este material tan delicado para el niño se le educaba en la precaución.

¡Los edificios creados con esas piezas eran espectaculares!

Exin castillos Crédito:exincastillos

Exin castillos
Crédito:exincastillos

Como podéis ver, han sido muchas personas de diferentes ámbitos de profesiones que se han interesado e involucrado con estos juguetes. También lo hicieron empresas que se dedicaban a otras cosas y que vieron en ellos una oportunidad para hacer crecer su negocio, llegando incluso a especializarse de forma definitiva con ellos como ocurrió con un fabricante de electrodomésticos español que tras el éxito de Exin Castillos (1968) abandonó sus otras producciones y se dedicó en exclusiva a fabricarlos.

Ha habido países que han destacado en la producción de estos juguetes. Desde la segunda mitad del siglo XIX fueron los alemanes los que se especializaron en ellos siendo pioneros y activos en la creación de nuevos modelos.

Lego Crédito:wikipedia

Lego
Crédito:wikipedia

También los americanos realizaron  creaciones que dieron mucho juego como los Crandall Blocks (1867) que eran unas plaquetas dentadas que se insertaban unas con otras.  También fue otro americano el inventor de los cubos con reducción progresiva de tamaño de manera que el mayor hacía contenedor de todos ellos.

En Inglaterra se crearon los Meccanos. Ya sabéis esas piezas, principalmente de metal y plástico que se sujetan con tornillos. Y fue un danés, el creador de la marca Lego, que significa juega bien y que seguro sí que habéis jugado con sus piezas.

Capsela Crédito:wikipedia

Capsela
Crédito:wikipedia

Los juegos de construcción siguieron evolucionando con los tiempos y con las nuevas ideas en arquitectura e ingeniería, y también suponen un aliciente para las creaciones utópicas y de vanguardia, así como futuristas de arquitectos e ingenieros. En esta línea de creaciones se hicieron los siguientes juegos: Astrolite, en USA (1969), y Capsela, de Japón (1983).

No sé a vosotros, pero a mí me han entrado unas ganas enormes de jugar con ellos. Me voy a armar de paciencia y voy a intentar construir algo, lo haré con  “los pinchitos”, seguro, que me resultan más fáciles. Ya os contaré cómo me ha ido.

Podéis visitarme también en mi página de Facebook Pantapa en Pekehistoria.

Vuestro espantapájaros amigo, Pantapa

Bibliografía|  Historia de los juguetes de construcción de Juan Bordes