Estela del Código de Hammurabi
CréditoWikipedia Commons

Código de Hammurabi

La cumbre del Imperio Babilonio se verá reflejada en la figura de Hammurabi (1792/1750a.C.), gobernante capaz y gran administrador, emprendió una obra colosal que culminó con el dominio del Imperio de Sumer y Akad. Dividió su imperio en distritos al frente de los cuáles  estableció la figura de los gobernadores (“isakum”), que controlaban una enorme burocracia. Impulsó su lengua materna, el acadio, frente a las lenguas nativas que no fueron prohibidas. Dio preeminencia a su dios Marduk , sobre los demás dioses del panteón. Para centralizar semejante mosaico de civilizaciones surgió la necesidad de elaborar un código legislativo que se acomodara a la nueva situación. Homogeneizará los códigos existentes para aunar sensibilidades y elaborar un cuerpo jurídico que aglutinase todas las leyes de los nuevos territorios conquistados.. Para Hammurabi se hará necesario elaborar un instrumento que permita que su tarea monárquica llegue a todos los rincones  de su reino. Por primera vez un código legislativo es absolutamente laico, prácticamente se elimina la posibilidad clerical de impartir justicia.

Hizo grabar varios ejemplares y los distribuyó por todo el Imperio, el más famoso se encontró en Susa, se trata de una estela de diorita hallada en 1901 por la campaña francesa, el texto está redactado en acadio y cuneiforme.

Desde el principio en el código se alude a un principio básico justicia y equidad. El monarca en el prólogo habla en primera persona, establece los vínculos entre la monarquía y los dioses, se define como protector de los débiles, legislador en beneficio de todo el país y garante del orden[1]. Nos muestra una sociedad que no es igualitaria, donde la pena no depende solamente del delito sino fundamentalmente de la calidad social de la víctima y del agresor. Se ignora la cárcel y se prefiere la compensación económica al castigo físico, aunque también existe. No se registran alusiones a trabajos forzosos. Aunque tiene artículos que distan mucho de ella, supone una regresión a la Ley del Talión, donde, en igualdad jurídica, la pena no debe superar al daño.


“Si un hombre ha reventado un ojo de un hombre libre, se le reventará un ojo”

Código de Hammurabi, 196.


Se establecen tres clases sociales, cada una de ellas con múltiples ramificaciones, aunque no es un código especialmente innovador, si tiene aspectos que lo son, como la imposición de la ética jurídica[2]. La no intencionalidad será eximente.

Tablilla sumeria
Crédito: Wikipedia Commons

Para los altos funcionarios del Imperio se establece que el pago se realice no en moneda sino a través del ilkum, una prerrogativa, temporal o vitalicia, por la cuál se le concede el usufructo de un terreno de propiedad estatal. El ilkum es inalienable bajo pena de muerte, y conlleva cargas fiscales, se acabará convirtiendo en un sistema que facilita la redistribución palaciega.

La familia y los derechos de sucesión será otro de los puntos fuertes del Código de Hammurabi. Son las familias nucleares las que definen al individuo en el mundo, un individuo sin familia y sin apellidos no es nada. La familia será la base del funcionamiento del Estado en el POA, y la institución que consagra la creación de una familia es el matrimonio, se trata de un sistema semita de “don contra don”.

Garantiza la no dispersión de los bienes y la conservación de la propiedad. Se trata de un código moderno en éste sentido, todo está orientado hacia la conservación del patrimonio familiar, y en la cúspide de todo el sistema se encuentran los hijos, que se verán beneficiados sistemáticamente por el sistema legislativo. La base jurídica patrimonial será la igualdad entre hombres y mujeres (éste será un concepto insólito hasta el s.XIX d.C.), ya que ambos poseerán la patria potestad sobre los hijos, además de participar conjuntamente de los beneficios del matrimonio, hasta el punto de que en caso de fallecimiento del marido será la mujer la encargada de administrar el patrimonio y de hacerse cargo de los hijos. Aunque no debemos olvidar que se trata de una sociedad patriarcal y la transmisión de la propiedad es masculina, la mujer se verá discriminada en lo tocante a los derechos patrimoniales. El matrimonio se muestra como una monogamia atemperada, en la que el marido puede tener varias esposas, eso si en casos excepcionales como la esterilidad, mientras que la mujer sólo puede tener un marido. En éste caso particular, la mujer secundaria nunca tiene el rango de la principal, la hirtum (esposa principal) tenía plenos derechos frente a las shanitum(esposa secundaria).

Lo que si que está castigado con mucha dureza será la consanguinidad,  no se tolerará el incesto. El divorcio suele ser solicitado por el hombre generalmente por esterilidad o por adulterio, en éste caso no será devuelta la dote o seriktum, la mujer tiene la capacidad legal de defenderse frente a las acusaciones de su marido. Una vez establecido el divorcio la mujer tiene dos opciones, una salir de la casa del marido o quedarse en ella como esclava.


“Si un hombre quiere repudiar a su esposa que no le ha dado hijos, le donará todo el dinero de su tirathu, y le restituirá integramente la sheriqtu que ella aporto de casa de su padre, y la repudiará.”

Código de Hammurabi , 138.


Aunque también encontramos alguna curiosidad como la condena a muerte por vender cerveza en mal estado. O la responsabilidad del arquitecto, si un edificio construido por él se desploma produciendo la muerte de los habitantes.

Ruinas de Hattusas
Crédito: Wikipedia Commons

El Código Hitita

Se trata de leyes fragmentarias encontradas en la ciudad de Hattusas[3], agrupadas en dos series de cien artículos cada una, escritos en lengua hitita (indoeuropea) en escritura cuneiforme.

Está caracterizado por una redacción vigorosa, se trata de un texto sin prólogo ni epílogo, carente de alusiones al los dioses. Sorprende su falta se sistematización, más pendiente de los particular que del conjunto del Estado. A diferencia del Código de Hammurabi donde las leyes sientan jurisprudencia, parece ser que el uso ha provocado la redacción de las leyes.

Destaca la carencia de trabajos forzosos o torturas como pena, no aplica la Ley del Talión, prefiere la compensación económica, bien en grano bien en plata, a la represión. Al igual que el código babilónico la intencionalidad agrava la pena o exime de ella. Es muy importante la responsabilidad individual de los actos, así como el estatus social de los implicados. Aunque se trata de un caso extrañísimo, la pena de muerte se aplica en determinadas ocasiones como la traición Real; la traición contra el Estado; el incesto o la brutalidad sexual.


“Si un hombre yace con su madre, es abominación, si un hombre yace con su hija es abominación. Si un hombre yace con su hijo es abominación. Si un hombre yace con una res es abominación… el hombre será muerto”

Código Hitita, 187 a 198.

Imperio Hitita
Crédito: Wikipedia Commons


El código hitita contempla  la posibilidad de la sustitución ritual, en la que el condenado a muerte puede ser sustituido por un animal en un sacrificio ritual.

Con respecto al código de Hammurabi, el esclavo revaloriza su situación, ya que se trata de un elemento importante para el Estado, siempre carente de mano de obra. El valor legal de un esclavo es la mitad del de un hombre libre y por lo tanto sus penas son menores, aunque si atenta contra su amo será castigado con la pena de muerte, uno de los ocho casos registrados en el código hitita.

El Código Asirio


Se trata de un pueblo indoeuropeo, no sumerio, que se expresa de forma distinta a los demás, no solo lingüísticamente sino estéticamente también. El código asirio, al igual que en sus antecesores prima el derecho consuetudinario, tan solo cambian la leyes que se han tenido que adaptar la las circunstancias del momento. Se encontraron doce tablillas en Assur y una más en Nínive, cada una alude a un tema específico, no se trata de un código sistemático como el hitita, y lo que está claro es que nos encontramos ante los restos de un enorme código legislativo.

Al igual que ocurriera con el código de Hammurabi, se trata de un cuerpo legislativo que ha de servir como instrucción para los jueces. Todo el código, tanto en el estilo como en el contenido de las leyes, es deudor del código babilónico. Los principios que rigen la legislación son prácticamente los mismos: dependencia del estatus social de agresor y victima; formula de protasis y apodosis; responsabilidad individual.

Su particularidad radica en que será el más represivo de todo el POA, algunos autores lo atribuyen a que en las monarquías asirias la tradición patriarcal está mucho más arraigada que en las babilonias o hititas de la misma época.


“Si una mujer aplasta un testiculo a un hombre en una riña, se le cortará un dedo. Si el medico lo cura pero se le infecta el otro testiculo y […] o si ella le aplasta el otro testiculo en la riña, se le arrancarán dos […][¿ojos?][¿pezones?]”.

Código Asirio, 8.


Imperio Asirio
Crédito: Wikipedia Commons

Desde el punto de vista del derecho no aporta nada, se lo debe todo al código babilónico, pero destaca su preferencia por añadir a las compensaciones económicas, la mutilación física, la pena de muerte o la ley del Talión y por primera vez las córveas reales son sancionadas como pena. Se trata de un código cruel sin aportaciones de relieve. Una de las prácticas comunes del mundo asirio son las deportaciones[4], lo que implica un desarraigo de personas, animales y enseres.

Las principales diferencias con sus antecesores radican en las condiciones naturales del país y en lo relativo a la tenencia de la tierra. Es el derecho de la propiedad lo que articula a la sociedad asiria, no existe otro criterio.

Bibliografía:

Sanmartín, J., Código de Hammurapi, Barcelona 1999.

Fatás, G., Leyes hititas y asirias, Universidad de Zaragoza, 2000.

Fatás y Marco, Materiales para un curso de Historia Antigua, Tórculo Ediciones, Santiago, 1994.


[1]    Rey-Pastor que cuida del pueblo como de un rebaño.

[2]    La clausula 5 explica que si un juez dicta sentencia y luego se retracta, deberá pagar 12 veces la sentencia y se le imposibilita de por vida.

[3]    Actual Bogazköy, en Turquía.

[4]    Sirva de ejemplo la deportación de los judíos por parte de Nabucodonosor en el 597a.C.